homeaskTwittercredit

detrasdelapiel:

Ya no la quiero, es cierto, pero tal vez la quiero.
Es tan corto el amor y tan largo el olvido. 
Porque en noches como ésta la tuve entre mis brazos,
mi alma no se contenta con haberla perdido.
Aunque éste sea el último dolor que ella me causa,
y éstos sean los últimos versos que yo le escriba. 
No hago nada y lo hago mal.

(Fuente: mundo-on-off, vía forgetfulness-is-key)

Una historia…
La historia era la de un hombre que se enamoró de una mujer, como casi todas las historias, o las historias que valen la pena soñar, recordar o inventarse.
Se conocieron en un bar en el que tú alguna vez también has estado. Él estaba esperando una cita que, por supuesto, nunca iba a llegar, porque sino no tendríamos historia. Y desde la barra la vio a ella sentada en la esquina tomando un te a sorbos y leyendo un libro de Eduardo Galeano; y él se acerco y se sentó con ella. Le dijo: “¿Me permites?”, y ella levantando la mirada del libro le dijo “por supuesto”, y se sentaron y hablaron de lo divino y de lo humano. Y él empezó a hacerle preguntas, y ella le daba las respuestas y cuando tenía la respuesta él le cambiaba las preguntas. Él se armó de valor y decidió invitarla a tomar un café al día siguiente en el mismo sitio, a la misma hora a la que se habían encontrado.
Cotidianamente empiezan a quedar en el mismo sitio, a la misma hora, en la misma mesa del café. Y uno de esos días, él descubre que se ha enamorado locamente de ella, y en ese momento en el que él le va a pedir que se vaya a vivir con él, que no soporta nada más, ella le dice: “Antes de que hables tengo que decirte algo. Muy pronto me marcharé muy lejos, pero no te preocupes porque yo cada 1º de mes te mandaré una carta para contarte lo que he hecho y lo que no he hecho, lo que tendremos que hacer, lo que nos queda pendiente y lo mucho que te hecho de menos”. Y él dijo que bueno, que prefería que ella no se fuese pero que esperaría sus cartas cada 1º de mes.
Y ella se fue.
Y pasó un mes, y ese 1º de mes llegó la primera carta de ella, donde le decía lo mucho que le quería, le contaba lo que había hecho y lo que no había hecho, lo que harían juntos, lo que quedaba pendiente y le decía que muy pronto estarían juntos.
Y pasó otro mes y llegó la segunda carta, mes tras mes nuestro amigo iba recopilando las cartas que ella le mandaba y las ponía al lado de la mesilla y las releía cada noche. Las releía también por la mañana al levantarse y camino al trabajo, y a veces en el trabajo también leía aquellas cartas de amor, terribles, porque terribles tienen que ser las declaraciones de amor. Cartas en las que ella prometía que muy pronto volvería y le contaba lo que había hecho, lo que no había hecho y lo que harían juntos.
Y cada vez eran más las cartas y no cabían encima de la mesilla y nuestro amigo compró una caja fuerte para guardar aquellas cartas que eran su máximo tesoro, lo que le mantenía vivo: esperar día tras día aquellas cartas que llegaban puntualmente cada primero de mes. Y fueron muchas las cartas que recibió hasta que un día sin previo aviso dejaron de llegar. Él al principio pensó que sería un error del cartero, que se habían extraviado… Pero a los 2 meses dejó de esperar.
Aún así nuestro amigo no perdió la esperanza, y releía aquellas cartas con el mismo amor y con el mismo nerviosismo que tenía cuando las acababa de recibir, y los sobres ajados se guardaban en aquella gran caja fuerte. El tiempo pasaba y él cada 1º de mes abría el buzón con la esperanza de encontrar aquella carta en la que ella le dijera “amor mío, muy pronto estaremos juntos”.
Un día en el que él no estaba en su casa, llegaron unos ladrones que abrieron su casa. Se encontraron una gran caja fuerte y pensando que contendría grandes riquezas se la llevaron a su guarida. Cual fue la sorpresa de los ladrones cuando descubrieron que la caja fuerte contenía cientos y cientos de cartas de amor, en las que una mujer le declaraba terriblemente su amor a su amado diciéndole lo mucho que la echaba de menos, lo que harían juntos, lo que no hacían, lo que quedaba pendiente y que pronto, muy pronto estarían juntos.
Cuando llegó nuestro amigo a su casa y vio que le habían robado su más preciado tesoro se vino abajo, y roto y deshecho salió de su casa y comenzó a preguntar a la gente si nadie había vito una gran caja fuerte llena de cartas de amor, cartas terribles de amor… pero claro, no encontró a nadie.
Los ladrones al ver aquellas cartas primero pensaron en quemarlas o tirarlas al arroyo pero enseguida el más joven tuvo otra idea.
Así pasó un mes y llegaba nuestro amigo taciturno de buscar, triste, cuando le pareció ver algo en su buzón. Abrió el buzón y encontró la primera carta que ella le había escrito. Y la leyó con el mismo nerviosismo; le temblaban igual que la primera vez las manos al abrir la carta y ver aquellas palabras en las que ella le decía lo mucho que le quería, lo mucho que le echaba de menos, lo que no hacía, lo que harían juntos, lo que quedaba pendiente y que muy pronto, muy pronto estarían juntos.
Los ladrones habían decidido mandársela puntualmente cada primero de mes tal y como ella se las había mandado. Y ahora nuestro hombre resucitaba, esperando cada día aquella carta en que ella por fin le dijera “amor mío, pronto, muy pronto estaremos juntos”

Ismael Serrano.


El que yo te quiera no quiere decir que aún te necesite. Sí escribo cosas dulces, es por que soy una romántica empedernida. No por que aún muera por ti.

(Fuente: diario-de-una-idiota, vía amor-pal-que-lee)

cafeypoesia:

Es mejor que no te quieran

+Más poesía aquí+
Todo depende de los ojos con que se miren.

-(via murallamuerta)

(vía i-always-fall-but-i-rise)

Tal vez el lobo está enamorado de la luna, y llora cada mes por un amor que nunca tocará.

(Fuente: mi-vida-entera-junto-a-ti, vía nada-es-seguro-y-todo-es-posible)

fuerza-valor-y-realidad:

..
imaweirdoctmyesopoxd:

Ay :c

Sólo quiero sentir nuestras piernas entrelazadas cada mañana al despertar.

-(via sexcretos)

(vía me-produces-mariposas)

Ya no me preocupo. Si es la persona correcta se quedara, y si es pasajero simplemente se irá.

(Fuente: frasescursisybipolares, vía loqueseaperojuntos)